Entrenar con el Estómago Vacío: ¿Peligro MORTAL? (Primera Parte)

Entrenamiento, Matutino, Diurno, Desayuno, Peligros, Estómago, Vacío

 

Cuando se trata de adelgazar, todos buscamos fórmulas locas en la Internet que nos enseñen a cómo reducir esos centímetros de cintura que tanto nos fastidian cada vez que nos miramos al espejo.

Yo tengo una tía que ha probado de todo: dietas basadas en el color de los alimentos; litros y litros de jugo de piña para “expulsar la grasa corporal por la orina”; salir a trotar “vistiendo” una bolsa negra de basura para sudar el triple; y hasta parásitos intestinales. ?

Ninguno de sus experimentos duró más de una semana. Y ella sigue tan redonda como siempre. ?

Sin embargo, como es una mujer “persistente”, me comentó de su nuevo proyecto: hacer ejercicio con el estómago vacío.

¿Instrucciones? Te despiertas por la mañana, te vistes con tu ropa deportiva y sales a trotar, a andar en bicicleta, a levantar unas pesas en el gimnasio, etc. La única condición es que te saltes el desayuno.

No te voy a mentir, en la Internet hay varios “gurús” del Fitness que aseguran que este hábito es MILAGROSO para reducir la grasa corporal. De hecho, recomiendan que apenas te levantes de la cama, empieces con tu rutina de entrenamiento. Así es, en los primeros cinco minutos. ¿Justificación? A falta de alimentos en el estómago, el cuerpo utiliza como “combustible” a la propia grasa de nuestro cuerpo, para cumplir con las exigencias de la actividad física.

¡Claro! También están los defensores del desayuno, quienes satanizan el entrenamiento con el estómago vacío. Sostienen que es MORTAL para el organismo, ya que se le ordena cumplir con una jornada de desgaste físico… justo cuando el cuerpo está “desgastado”. ¿Los peligros? Puedes desmayarte, o vomitar, o tus músculos se reducen y tus huesos se vuelven polvo, etc. ?

¡Qué horrible! Ambos argumentos son tan convincentes. ¿A quién debería obedecer? ¿A los que están a FAVOR de entrenar con el estómago vacío, o a los que están en CONTRA?

Eso lo sabrás en la próxima edición de este artículo: Léela aquí