Los desayunos ideales para reducir la grasa abdominal

Todos sabemos que el desayuno es la comida más importante del día. Sin embargo, muchas personas creen que eso significa que se puede desayunar cualquier cosa y no es así.

Es necesario ingerir alimentos sanos y deliciosos en la mañana, porque este es el hábito más idóneo para cuidar tu peso. Mientras que, comenzar el día sin desayunar, te podría predisponer a no tener las energías suficientes que necesitas para toda tu jornada.

¡No importa lo apurados que estemos, no podemos saltarnos esta comida!

Causas del abdomen prominente

No tenemos un abdomen prominente simplemente porque sí, de hecho hay algunas razones que son importantes conocer para saber qué es lo que ocasiona esto: por aumento de grasa acumulada debajo de la piel, por disminución del tono muscular de los abdominales, por distensión del aparato digestivo (debido a problemas alimenticios), entre otras.

Así pues, para lograr ese abdomen definido, atractivo y fuerte que todos queremos presumir en las playas, es súper importante que combinemos una rutina de ejercicios y una alimentación balanceada, empezando, claro, por el desayuno.

Aunque a algunos les parezca una tarea imposible y casi suicida el realizar esfuerzos de entrenamiento y buenos hábitos alimenticios, no es tan complejo como parece. Todo es cuestión de voluntad. Si se desean muy buenos resultados, entonces, hay que hacer muy buenas estrategias.

Desayunos nutritivos que te ayudarán a reducir la grasa abdominal

Opción 1: 1 porción de lácteos, 2 porciones de hidratos de carbono, 1 porción de fruta fresca y 1 ración de grasas. Por ejemplo: 200 ml de yogurt natural descremado, 2 rebanadas de pan integral con ½ de cucharada de aceite de oliva en cada uno y 1 manzana.

Opción 2: 1 vaso de leche desnatada o descremada, 1 omelette preparado con dos claras batidas y un puñado de espárragos, 1 tostada de pan integral y una fruta. Este desayuno proporciona una buena cantidad de vitaminas, especialmente con la leche y la fruta. Mientras que, los huevos aportan proteínas sobre todo si se va a hacer ejercicio, pues permite un óptimo estado de los músculos.

Opción 3: 1 vaso de jugo de toronja recién exprimida, 1 porción generosa de yogurt desnatado natural con una buena cantidad de avena no procesada y 1 tostada de pan integral con un tomate cortado en rodajas y una rebanada de queso descremado. En este desayuno encontramos vitaminas en el jugo, el yogurt y el tomate. Por otro lado, el queso aporta proteínas  y la avena nos proveerá la fibra.

En cualquiera de las opciones antes descritas (y hasta muchas otras más), antes de comenzar una dieta y un régimen de ejercicios es importante consultar a un médico especialista en nutrición para que nos oriente de la mejor manera y descartar la necesidad de hacer ajustes en nuestras opciones de desayunos.

Vamos, es hora de deshacernos de esos incómodos rollitos y tener un abdomen realmente envidiable.