Conoce cómo quemar grasa con la sopa de tomate

¿Sabías que el tomate es un quemador de grasa natural? Por ser un alimento antioxidante en el que se encuentran muchos beneficios. Entre ellos, el de quemar la grasa de forma constante cuando se consume a diario.

Una vez que el tomate ingresa en el organismo comienza a eliminar los depósitos grasos, además de ser conocido como un aliado del sistema digestivo por su alto contenido de fibra. Ya no tendrás que preocuparte por problemas estomacales.

Si le sumas a este ingrediente una dieta saludable y tus rutinas de entrenamientos, conseguirás ver asombrosos resultados más pronto de lo que crees.

¿Cómo preparar la sopa de tomate?

Lo mejor es que seas tú mismo quien prepare la sopa de tomate natural, pues comprar la comercial no resultará favorecedor debido a los altos contenidos de sodio y azúcar.

Para preparar este sencillo y saludable plato necesitarás: 4 tomates, 2 litros de agua, 1 cebolla pequeña, 1 rama de perejil, 1 cucharada de aceite de oliva, sal y pimienta. ¡Nada más!

Primero, debes poner a cocinar los tomates en los 2 litros de agua y la cebolla picada en cuadritos. Agregar sal y pimienta. Cuando los tomates estén cocidos, apaga la cocina y espera a que se enfríen un poco.

Toma los tomates con un poco de agua que haya quedado de la cocción y licúalos añadiendo la cucharada de aceite de oliva hasta verlos desintegrados por completo.

Al servir en el plato, puedes adornarlo con un poco de perejil. Te recomendamos no pelarlo ni colarlo, pues estarás perdiendo la fibra y los nutrientes. ¡Ahora sí! Disfruta de sus beneficios.

La mágica sopa de tomate

Este plato no necesita estar religiosamente todos los días en tu dieta, pero mientras más lo consumas, mucho mejor para tu cuerpo. El tomate no hace engordar a las personas debido a su alto contenido de agua y fibra, además de ser bajo en calorías y no contener grasa. ¡Já, el vegetal ideal!

Gracias su alto contenido de fibra, como se reiteró anteriormente, estimularás una buena digestión. Con esto, evitarás la retención de líquidos por su acción diurética y comenzarás a perder peso, pues eliminarás todo lo que el organismo no necesita.

Por supuesto, la acción de los antioxidantes ayudará a la pérdida de peso. Los órganos comenzarán a funcionar de una mejor manera y absorberán los nutrientes del resto de los alimentos que consumas.

Otros beneficios

El tomate también es ideal para las personas que son hipertensas. Gracias a su alto contenido en agua y potasio, y al bajo de sodio. La acción de potasio elimina el sodio en la sangre y podrás mantener tu tensión controlada. Además de reducir la grasa que se deposita en tus arterias, lo que hará que la sangre fluya mejor y no sufrirás de arteriosclerosis.

El tomate ayuda a bajar el colesterol, pues no contiene de él en su composición. De esta forma, ayudará a subir el colesterol bueno y, con esto, eliminará toda la grasa que se pueda acumular en las paredes de las arterias.

Como ves los beneficios de incluir al tomate en tu plan de dieta son muy buenos, especialmente, aquel de reducir la grasa, para lograr sentirnos bien externamente e internamente. ¿Qué estás esperando para prepararte una sopa de tomate?

Ahora te toca a ti

Te invitamos a incluir este efectivo plato dentro de tu rutina alimentaria y, al cabo de un tiempo, cuéntanos cómo te ha servido y de cuáles de sus tantos beneficios has disfrutado.

Gracias por leernos. Comparte el artículo… ¡Y a comer tomates!